Blog [email protected] Ciberseguros

Mantente informado de la ciberseguridad de niñ@s y Jóvenes

¿Cómo operan los grupos de Pornografía?

Una de las principales estrategias de los agresores y organizaciones criminales que buscan a niños y adolescentes en la internet es simular una identidad diferente a la suya. Usualmente fingen tener la misma edad, gustos y preferencias que las víctimas que han captado con anterioridad. Incluso una foto inocente detrás de una puerta, parque o cualquier locación les da suficiente material para estudiar en detalle a su víctima, quien ingenuamente continúa subiendo material ignorando las intenciones que se esconden detrás de cada depredador sexual que navega en internet.

Por preferencia, los delincuentes actúan al caer la noche y durante las horas de la madrugada donde evalúan que menores de 18 años carecen de la supervisión de sus padres o representante; aun cuando se valen de cualquier horario para operar, tal como lo han podido comprobar en los casos que han estudiado miembros de la policía cibernética en cada país.

“En el momento que la mamá o el papá se distraen el pedófilo capta la atención de ese chico, lo va atrayendo y ahí es cuando se los llevan ¿Qué hace antes? Se sienta frente a la computadora y sabe dónde encontrar a menores de edad en las redes sociales como Facebook, Instagram o en las más populares entre los jóvenes. Busca menores de edad o va a los perfiles que estén abiertos, revisa las fotografías. Puede ser de un adulto. La mayoría tiene a sus hijos en los perfiles como una mamá por ejemplo que sube fotografías y ahí va mirando y se da cuenta que tiene una hija, por ejemplo. Así busca y va seleccionando información de cuando la etiquetó, ya tiene un dato. En otra fotografía encuentra a la niña celebrando su cumpleaños, tiene otro dato que es la edad. Por ahí la tía sube otra foto de la nena saliendo del colegio y suma otro dato más y ya sabe el colegio al que va. Una vez que tiene la información y las fotografías, arma un perfil de otra nena que la relacione con esa niña y ya tiene a su posible víctima y es cuando empieza hacer la manipulación para contactarla: ¿Hola cómo te llamas? y hacerle preguntas para generar esa confianza”

En pandemia el escenario fue peor, pues tal como lo alertó la División de Niños Explotados del NCMEC, los traficantes adaptaron sus actividades criminales durante la cuarentena para ofrecer diversas opciones que permitiera el intercambio y negociación de pornografía infantil y adolescentes. Esto incluyó servicios basados en suscripción donde los compradores pagan para acceder a imágenes y videos en línea del niño. Se trata de un tipo de abuso que es mucho más difícil de detectar, pues ocurre en tiempo real y casi siempre carece de evidencia digital tras el crimen.

En su informe sobre la Evaluación de la amenaza del crimen organizado en Internet en 2020 EUROPOL pudo comprobar no solo que la cantidad de material de abuso y explotación infantil detectada tuvo un aumento exacerbado derivado de la pandemia de COVID-19, sino que eso se tradujo en un crecimiento de las transmisiones en vivo del abuso sexual infantil, en respuesta a las restricciones de viajes impuestas por los Estados durante la etapa de confinamiento mundial.

“En la mayoría de los casos, el material de tráfico sexual de niños y la producción de material de abuso sexual infantil es producido por el traficante como una forma de anunciar al niño en los sitios de acompañantes. Sin embargo, durante la pandemia de coronavirus también hemos visto y oído hablar de traficantes que aumentan la producción de material de abuso sexual infantil o explotan al niño a través de streaming en vivo porque menos compradores pueden reunirse en persona”

En consecuencia, ante los impedimentos para abusar físicamente de los niños mediante prácticas como el turismos sexual y las trata de personas, los grupos criminales dedicados a la explotación infantil encontraron en el streaming la facilidad para acceder a las víctimas y cometer sus abusos al convertirlo en una alternativa viable al abuso sexual infantil práctico, así lo recogen las agencia de inteligencia no solo como Europol sino también los diferentes informes realizados por la organización internacional ECPAT, la mayor red mundial dedicada a combatir la explotación sexual infantil en todo el mundo.

“Con la mayor disponibilidad de conexiones rápidas a internet en muchas más partes del mundo, a través de la transmisión en vivo, parece haber un aumento en los niveles de explotación y abuso sexual en línea de los niños de las comunidades más pobres y desfavorecidas, en particular, aunque no exclusivamente en los países de bajos ingresos”, expresó ECPAT International (acrónimo de End Child Prostitution, Child Pornography and Taffiking of Children for Sexual Purposes que en español significa Acabar con la Prostitución Infantil, la Pornografía Infantil y el Tráfico de Niños con fines Sexuales).

Es, por lo tanto, una forma no solo de adquirir más contenido sexual infantil en línea sino de generar simultáneamente material con un alto “valor”, alertó Europol. Y en este contexto, Filipinas sigue siendo el principal país donde se registra la mayor presencia de abuso infantil en vivo a distancia. También destaca Rumania, donde en 2020 se descubrieron niveles significativos de transmisiones en vivo de abuso sexual infantil en línea.

“Las víctimas se toman videos en traje de baño, detrás de su casa, anuncian a dónde van, la locación, dónde han estado (…) Allí es cuando el victimario puede saber su ubicación, anotando locaciones y eso es lo que ellos buscan: una muchacha joven que esté bailando, que esté en poca ropa, que está diciendo a dónde va, que a lo mejor se siente abandonada, que no habla con su familia. Ahí está el peligro porque le van a llegar y la van a contactar”, advirtió Soto, quien forma parte de una comunidad de hackers, quienes trabajan de la mano con la ley y el apoyo de las autoridades para prevenir los ciberdelitos en Estados Unidos.

DE LA DEEP WEB A LAS REDES SOCIALES

Las actividades delictivas de los depredadores sexuales se realizan con mayor libertad en la llamada Deep Web —web profunda— o darknet que engloba toda la información en línea a la que no se puede acceder públicamente porque no forma parte de los buscadores regulares. Es en estos lugares donde pueden discutir las oportunidades de atraer a los niños y adolescentes para llevarlos a producir material sexualmente explícito sin ser detectados por las autoridades. También donde se pueden realizar transmisiones en vivo o compartir y comercializar imágenes o videos de pornografía infantil.

“Los ‘paquetes’ se venden esencialmente en la web profunda, que no es la red convencional a la que tenemos acceso como Google, por ejemplo. Existe lo que podríamos llamar como el inframundo del internet, donde se esconden los depredadores para llevar este tipo de intercambios y enviar paquetes grandes de fotos con contenido sexual. Es como si fueran a distribuir droga: la ponen en un lugar donde no haya radares o que no te puedan detectar, es lo mismo”, aseveró María Isabel Christensen de la organización Mamá en Línea dedicada al combate del delito de grooming y otros delitos en internet en Argentina.

Es un espacio donde se encuentra un mercado abierto para la compra de “armas y comunidades de pederastas”, apuntó Juan Pablo Carsi Reyna, especialista con certificaciones de la industria de seguridad de la información y cofundador de Capa8, empresa consultara en el área de ciberseguridad, quien ha creado la iniciativa Escuelas Ciber Seguras para generar conciencia en las comunidades educativas sobre las amenazas y riesgos que existen en el ciberespacio.

El especialista compara la actividad criminal de la web profunda “como si se tratara de comprar en Amazon”. Es una especie de marketing, pero “con porno de la misma manera que lo haces en la web normal. Son muchísimos foros donde puedes encontrar lo que te buscas de la misma manera que lo haces en Amazon. La gran ventaja que tienen estos atacantes es que esas comunicaciones están cifradas, no podemos saber dónde están, cuál es el origen y destino”.

Sin embargo, expertos como el investigador en ciberseguridad, en Estados Unidos, Rod Soto, han descubierto que este tipo de internet solo se utiliza para planificar la logística del trabajo. Es realmente en la internet abierta, justo al alcance de los niños y adolescentes, donde los agresores se movilizan para buscar a sus víctimas y encontrar nuevos “clientes” de sus servicios. Es además el lugar donde se gestionan las transacciones.

Lo hacen sin reparo en todas las redes sociales, no solo en páginas de Facebook. También operan en Snapchat, Tik Tok, Twitter, Messenger, entre muchas otras y la razón principal en que sus “clientes” no tienen la habilidad técnica que requiere usar la internet oscura, apuntó Soto.

“Es un sistema que funciona con actores del crimen organizado, relacionados inclusive con mafias internacionales del narcotráfico y el terrorismo. No obstante, hay también muchos criminales oportunistas que se aprovechan de tener acceso a las víctimas. Los criminales se dieron cuenta que sus consumidores no pueden operar a ese nivel, pues la internet oscura no es buena para el video, es lenta y difícil de usar. Eso los obligó a ser más creativos, entonces tú ves sitios de masajistas por ejemplo (…) es lo que usan y así es como han ido migrando hacia el uso de plataformas y de la internet donde todos navegamos para reencontrarse y pagar inclusive el mover la operación”, argumentó el experto.

Soto recalca que el reclutamiento o la búsqueda de víctimas potenciales se ha facilitado con la pandemia del coronavirus. Tanto niños como adolescentes tienen clases on line que los llevan a estar conectados a un tipo de mensajería, donde hay algún tipo de interacción social (Chats, Tik Tok, Facebook, Instagram, etc.) con intensidad.

“Ahí es donde los criminales van a buscar para tratar de reclutar, de seducir. El criterio común es que normalmente son muchachos que buscan atención. Algunos no están bien en su casa, no tienen comunicación con sus padres y están buscando atención, cariño porque están solos”, precisó.

Compartir en redes

Plataforma de capacitación

 

 

Nosotros

Somos una organización 100% MEXICANA cuyo objetivo es asesorar a las organizaciones en las mejores
prácticas de seguridad de la información.

Cómo denunciar acoso

 

 

Nuestro canal en Telegram