Blog [email protected] Ciberseguros

Mantente informado de la ciberseguridad de niñ@s y Jóvenes

Cinco principales amenazas en el uso de internet por menores de edad

Las cosas han cambiado y el cibermundo de los menores es completamente diferente al de los adultos. Con la llegada del Internet, redes sociales, juegos Online y cientos de aplicaciones móviles el mundo convencional que conocíamos de hace años se ha desvanecido, como padres de niños hiperconectados, en muchas ocasiones carecemos de las respuestas y de las herramientas para reaccionar a este mundo que no es el futuro, es el presente y debemos tener las respuestas ¡ya!

Internet puede ser una maravilla para los niños. La pueden usar para investigar al hacer trabajos escolares, comunicarse con sus profesores y otros niños, y jugar a juegos interactivos. 

Pero el acceso a Internet viene con riesgos asociados, como los contenidos inapropiados, el acoso cibernético y los depredadores en línea. Utilizando aplicaciones y sitios web donde interactúan los niños, los depredadores pueden encontrar a un niño o adolescente tratando de hacer amistades. 

Esos "nuevos amigos" pueden orillar al niño a que les facilite información personal, como su dirección y su número de teléfono, o pedirles que los llamen para conocer el teléfono  mediante la identificación de la llamada.

Desde AMECI identificamos 5 principales amenazas, las cuales deben conocer los adultos encargados de los menores, siempre acciones preventivas pueden ayudar a evitar situaciones de alto riesgo.

 

Contenido no apto. Un peligro común es cuando un menor navega por páginas en Internet y acceda a material que no es apropiado para su edad, este material puede ser de contenido sexual, contenido violento o relacionado con temas de drogas, armas, los juegos de apuestas, entre otros. Los niños pueden toparse con este tipo de estos contenidos mientras buscan información, juegan o ven un video, al aparecer en muchas ocasiones en forma de anuncios, pop-ups o enlaces de publicidad que les derivan hacia otras páginas web.

 

Ciberacoso. El acoso escolar o conocido como bullying se ha expandido desde hace ya varios años del centro educativo el mundo digital. El acceso de los menores y adolescentes a equipos de cómputo, móviles y tabletas con conexión a Internet hace más fácil las agresiones en cualquier momento y lugar y, además, con mayor posibilidad de hacerlo de manera anónima. Este tipo de acoso se realiza a través de mensajes de texto o correos electrónicos, distribución o publicación de imágenes, videos y otros contenidos ofensivos en redes sociales.

 

Sexting. Esta actividad se presenta de manera más común en la adolescencia y se da cuando se comparten fotografías, audios o videos con algún tipo de contenido sexual, en muchos casos explícitos. La forma más habitual de enviar el material es a través del teléfono móvil. Es un caso muy recurrente y en AMECI recibimos infinidad de mensajes donde nos exponen este tipo de ataques a los adolescentes; la acción esencial para la prevención es concienciar a los adolescentes de la importancia de NO enviar NUNCA este tipo de contenidos, incluso aunque el que recibe la información sea una persona de confianza, ya que nunca podemos estar seguros del uso que se dará a la información.

 

 

Recordemos que Internet es un sitio abierto las 24 horas del día y un archivo compartido y distribuido resulta prácticamente imposible recuperarlo o borrarlo

 

 

 

Grooming. Esta actividad se refiere a las prácticas en Internet de adultos que tratan de ganarse la confianza de los menores con el fin de conseguir imágenes de contenido sexual principalmente, para después acosarles e, incluso al extremo explotarles sexualmente. Esta actividad tiene una estrecha relación con la pornografía infantil y la pederastia en sitios de Internet.

Entrega de información sensible. Ya sea de forma consciente, en un chat o en una red social, o inconsciente, a través de engaños (utilización de técnicas de ingeniería social), los menores pueden entregar datos personales online sin apenas darse cuenta del peligro que esto puede representar.

CONCLUSIÓN

No todo es malo en Internet y nunca en la historia se había tenido tanta información al alcance de la mano a través de un teléfono móvil o computadoras. Como padres y adultos a cargo del cuidado de un menor debemos estar un paso adelante para orientarlos y enseñarles a sacar el mejor provecho de las tecnologías para su beneficio y también para su entretenimiento sano; pero sin que la tecnología se vuelva el sustituto de atención que necesitan nuestros menores. 

 

 

Recibe la guía “Guía práctica de ciberseguridad para madres, padres y docentes” enviando un correo a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y comentando donde leíste esta publicación

 

 

Compartir en redes

Plataforma de capacitación

 

 

Nosotros

Somos una organización 100% MEXICANA cuyo objetivo es asesorar a las organizaciones en las mejores
prácticas de seguridad de la información.

Cómo denunciar acoso

 

 

Nuestro canal en Telegram